La guerrilla del ganchillo

Hace ya algún tiempo que empezamos a ver algunas de las manifestaciones artísticas de un movimiento que sólo con su nombre sorprendía y captaba nuestra atención. La Guerrilla del Ganchillo o ‘Yarn Bombing’ no busca precisamente la guerra, sino la sonrisa de la gente y una nueva mirada hacia elementos cotidianos y del mobiliario urbano. Considerada ya como una nueva forma de arte, en España hay grupos en Barcelona, Zaragoza, La Coruña o Valencia, que llevan años haciendo intervenciones pacíficas y no invasivas en el mobiliario urbano de las ciudades. Y además de ser un movimiento de protesta (siempre hay un trasfondo en las acciones que llevan a cabo), se trata de una forma de expresión amable que embellece los objetos y los traslada a una categoría superior, la artística.

Además, reivindica la utilización de materiales tan versátiles como la lana y el hilo y actividades, para algunos obsoletas o de abuelas, como el ganchillo. Nada más lejos de la realidad, si lo ‘handmade’ está de moda y se trata de poner un poco de creatividad para confeccionar nuestras propias ideas, no hay nada mejor que echar la vista atrás y rescatar las técnicas de antaño. Y, no sólo en las calles, podemos hacer nuestra propia guerrilla en casa.