Te invito a café con galletas

Las invitaciones a una boda se han convertido en el primer paso de un caminito lleno de sorpresas y emociones desde que unos novios deciden casarse hasta el día de su boda. Cada vez más las parejas buscan opciones creativas, diferentes y divertidas para decirles a sus amigos y familiares: Nos casamos y queremos que estés a nuestro lado en un día tan especial.

Las posibilidades son infinitas, tanto como las personalidades de los novios que hay detrás. En esencia, se trata de recopilar un trocito de cada historia de amor y trasladarla a los demás. ¿Cómo? ¿Dónde? La respuesta es: con mucho cariño y en soportes inimaginables cuando tus abuelos o tus padres decidieron casarse jaja.

Prueba de ello son estas invitaciones que SE COMEN. Si eres de los que piensan que repartir las invitaciones de boda es un rollo, seguro que ésta es la solución a tu problema. Sólo tendrás que quedar para tomar un café con tus amigos e invitarles al postre!!! Una deliciosa galleta tamaño XL, se recomienda compartir 🙂

Además de hacerte vivir momentos muy dulces en los meses previos a la boda te asegurarás de que tus invitaciones no acaben guardadas en un cajón del que nunca más volverán a salir o, peor aún, en la papelera!!!!