Chica buena, chico malo…Y nos vamos de boda!

Chica buena, chico malo. Lo que podría parecer un argumento de película no es más que el comienzo de una preciosa historia de amor, la de David, el rebelde sin causa, y Laura, la chica responsable y aplicada. Dice Laura que se enamoró locamente, pero que él pasó de ella casi con la misma intensidad. Aunque afortunadamente los rebeldes no son estúpidos y el 14 de febrero del 97 (sí, llevan 15 años juntos) David se jugó la vida yendo en moto y bajo la lluvia hasta el instituto de Laura para regalarle un bonito ramo de rosas y demostrarle que no pasaba de ella tanto como creía.

El escenario de esta historia nos lleva hasta el camping donde Laura pasaba los fines de semana con su familia y donde David se colaba para visitarla, lloviese o tronase, a la merced de las inclemencias del tiempo en su pequeña y poco preparada tienda de campaña!!!

Por eso, sus invitaciones han sido creadas con una ilustración personalizada que les viene como anillo al dedo y nunca mejor dicho. Una tienda de campaña del amor con la que Laura y David quedaron encantados y revivieron muchos momentos del inicio de su relación.

Pero eso no es todo, sólo era el principio de unas invitaciones que nos cuentan que ha sido una experiencia inolvidable repartirlas a todos sus invitados. Se trata de una pequeña cajita que para ellos es casi como un baúl de los tesoros, porque está llena de detalles que reflejan la personalidad divertida de esta pareja y, sobre todo, lo mucho que se quieren. Para acompañar a la tarjeta en la que contamos la esencia de su historia, incluimos una exquisita galleta o, lo que es lo mismo, una dosis extra de azúcar para endulzar, más aún, el día de los amigos y familiares de David y Laura.

Y aunque, por ejemplo, la abuela pensó que la galleta era un imán para la nevera o un azulejo pintado jaja luego disfrutó comiéndosela. Y viendo a su nieta y futuro esposo tan felices. Igual que disfrutamos nosotras con estos trabajos tan especiales y personales. Un placer haber podido colaborar en la felicidad de esta bonita pareja. ¡¡¡Que vivan los novios!!!!

 

 

 

 

 

 

David y Laura. ¡Felices cuando recogieron sus invitaciones!

La abuela de Laura merecía un poco de protagonismo. Esta mujer es adorable!

Y aquí os dejamos una buena muestra del juego que dieron las galletas!